Aviso de Disponibilidad

Reserva tu producto para no quedarte sin él. En los próximos días nos pondremos en contacto contigo.

-

Solicitud recibida correctamente.
ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 30€ | EN ESPAÑA PENINSULAR |

La joven lateral derecho participó con apenas 19 años en el pasado Campeonato del Mundo de Alemania con la selección de balonmano femenina

No todos las deportistas tienen la suerte de poder acudir a un Campeonato del Mundo en su especialidad. Y menos aún son las que lo consiguen con la mayoría de edad casi recién estrenada. Ese es el caso de la jugadora de balonmano Seynabou Mbengue.

La lateral derecho de 1,88 centímetros formó parte de las “Guerreras” en el pasado Campeonato del Mundo de balonmano femenino de Alemania con tan solo 19 años de edad. De padre senegalés y madre canaria, Seynabou pasa por ser uno de los baluartes de la selección en la próxima década.

Detrás de este éxito, hay una historia de superación. Solo un año antes de pisar la pista mundialista, la jugadora se planteaba dejar la práctica del balonmano debido a una lesión de gravedad en su rodilla. Pero no se rindió y tras superar la lesión, la lateral mostró un nivel aún superior, lo que le valió la llamada del seleccionador para disputar el Mundial.

Un premio para una deportista que lleva jugando desde los seis años: “De niña, sólo recibía balonazos y no me la pasaban”, recuerda ahora con una participación mundialista en su aún joven palmarés.

A caballo entre la selección senior y la júnior, su poderoso disparo, así como su buen hacer defensivo tanto en el lateral como en la zona central, hacen de la zurda canaria una jugadora diferente y con un futuro prometedor en el panorama del balonmano femenino español.