Excusas para no salir a correr

No pongas excusas a la hora de salir a correr.


Hay veces que creemos que tenemos buenas excusas para no ir al gimnasio o no salir a correr y seguir viviendo una vida sedentaria. Pero muchas de estas veces esas excusas no son reales, simplemente las inventamos nosotros mismos para no ejercitarnos y creer que no es porque nosotros no queremos, sino que no podemos.

Es como hacerse trampas al solitario, y en la mayoría de las oportunidades estas ?súper excusas? pueden eliminarse fácilmente, sólo es cuestión de ser sincero con uno mismo y luchar para ganarle a la pereza.

Algunas de las excusas más comunes son: ?no tengo tiempo para salir a correr?. La realidad es que no necesitas todo el tiempo del mundo, en vez de mirar una telenovela puedes elegir salir a caminar o correr unos 30 minutos. También puedes comenzar tu día una hora antes y aprovecharla para hacer deporte.

Otra excusa es ?me aburro rápido?, si te aburre correr todos los días por la misma ruta puedes variar, o intercalar una actividad con otra. Un día puedes salir a correr y al siguiente usar la cinta. También puedes tomarte un segundo y buscar rutas alternativas para cambiar un poco el paisaje.
Un clásico ?no estoy motivado para salir?, en este caso hay varias alternativas como por ejemplo unirse a un grupo de corredores, o buscar un compañero de ruta.

Las excusas con respecto al clima son con las que mejor nos sentimos porque ?no depende de nosotros?. Es verdad, el clima no depende de nosotros pero salir a correr tampoco depende del clima. Contar con las prendas adecuadas es fundamental para no dejar de salir a correr, llueve o truene.

Es cuestión de dejarse de excusas y empezar a vivir una vida más saludable.