El fútbol es el deporte que mejor previene lesiones cardiovasculares

Realizar ejercicios cardiovasculares, al menos tres veces por semana ayuda a reducir el colesterol, prevenir infartos, mantener la tensión estable y aumentar la circulación cerebral.


La práctica de ejercicio cardiovascular ayuda a elevar y mantener el ritmo cardiaco, fortalecer el corazón, aumentar la capacidad pulmonar y disminuir el ritmo cardiaco en estado de reposo. Algunos de estos ejercicios cardiovasculares son correr con o sin balón o jugar partidos con diferentes dimensiones del terreno de juego y número de jugadores Esta realidad es aplicable a futbolistas y otros deportistas de élite, profesionales que incluyen en sus planes de entrenamiento prácticas aeróbicas que mejoran su rendimiento.

Luis Serratosa, médico del primer equipo del Real Madrid CF explica que "el ejercicio aeróbico es aquel que se ejecuta de manera intensa durante un período de tiempo determinado y en el que se involucran grandes músculos y se demanda una gran cantidad de oxígeno al cuerpo". Entre los deportes aeróbicos más destacados se encuentran la natación, el ciclismo, el spinning, correr y caminar.

La práctica del ejercicio aeróbico está especialmente indicada en el caso del fútbol porque que los jugadores realizan mucho esfuerzo y muy intenso, de ahí que requieran buena capacidad de resistencia. Así, incluir en sus entrenamientos ejercicios cardiovasculares les permite recuperarse mejor y más rápido de los esfuerzos que realizan durante el partido, especialmente en el tramo final, que suele ser el decisivo.

Esta es la dinámica que siguen los futbolistas del Real Madrid, a los que el entrenamiento les ayuda, tanto a mejorar su condición física como a minimizar varios factores de riesgo como la obesidad.
En el año 2007 la FIFA puso en marcha un proyecto de investigación para valorar los efectos del fútbol sobre la salud cardiovascular. Los resultados, publicados en una serie de 14 artículos en el año 2010 muestran cómo los beneficios son similares, si no superiores a los de la carrera, independientemente de la edad, sexo y nivel de entrenamiento de los practicantes. "Por tanto, -explica Serratosa- parece claro que nuestras recomendaciones pueden y deben incluir la práctica de 1,5 a 3 horas de fútbol a la semana para prevenir enfermedades cardiovasculares y reducir factores de riesgo como la obesidad".