Propiedades del te

Existen una serie de trucos para aprovechar todos los beneficios y propiedades del. Hoy te damos consejos muy sencillos con los que disfrutarás al máximo de tus infusiones.


Bebida muy sana y rica que contiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. S
Siempre tiene que estar fresco: mantener el té fresco a una temperatura constante es fundamental. Con el paso del tiempo puede perder parte de sus aceites o propiedades, por eso es importante mantenerlo en unas condiciones adecuadas. Si lo utilizas dentro de los 6 meses que dura perfecto, su sabor será mejor y sus beneficios mayores.

Con espacio: si te gustan las bolsas de té más que comprar el té suelto, elige las bolsas en forma de pirámide, tienen más espacio y el té puede liberar mejor todas sus propiedades.

Agua filtrada: si utilizas agua mineral no hay problema, pero si usas agua de grifo es aconsejable filtrarla previamente, así el sabor del té estará completamente intacto.

Temperatura adecuada: dependiendo del tipo de té que tomes es recomendable una temperatura u otra. Para los tés negros el agua debe estar muy caliente, mientras que para los tés verdes o blancos tiene que ser más fresca ya que contienen menos taninos, que son los que dal el sabor astringente al té.

Tiempo de espera: aunque parezca mentira el tiempo de espera en el que tenemos el té sumergido en el agua es importante. El té negro necesita unos 3 ó 5 minutos; mientras que para el té verde son suficientes 2 ó 3 minutos. Si te pasas de estos tiempos, el té puede perder parte de sus propiedades o cambiar de sabor.

No añadir leche: a muchas personas les gusta tomar el té con leche, una tradición muy británica, pero incorporar leche o grasas, disminuye las capacidades antioxidantes del té.

Cantidades adecuadas de té: para conseguir el sabor adecuado, es importante controlar las cantidades de té que se añaden al agua. Si preparas tu propio té de hojas separadas, añade 1 cucharada y 1/2 ó 2 de té por cada taza de agua. Si quieres que el sabor sea más intenso, puedes añadir más.

Añade cítricos: si añades un chorrito de limón al té potenciarás su poder antioxidante. Puedes utilizar el que más te guste: naranja, limón o pomelo.

Té helado: el té helado hecho en casa es el mejor, mantiene las propiedades del té y no pierde en ningún momento su efecto antioxidante.

Cantidades perfectas: tomar 4 tazas de té al día es la forma óptima de enriquecerse con todos sus beneficios, controlar el peso corporal y reducir el riesgo de diabetes