El deporte, un gran aliado contra la diabetes

Según reconocidos médicos, el deporte es un activo con el que han de contar los diabéticos para luchar contra su enfermedad.


Francisco Javier Morate, médico de los Servicios Médicos Sanitas-Real Madrid, ha asegurado que no hay ninguna razón por la que los diabéticos no puedan correr, montar en bicicleta o jugar un partido de fútbol, siempre que se tomen las medidas oportunas; de hecho, ha manifestado que actualmente se recomienda la práctica deportiva regular a las personas diabéticas.
Para este experto, el ejercicio, junto con la propuesta alimentaria y el tratamiento farmacológico, es uno de los puntos importantes del tratamiento de estos pacientes. A este respecto indicó que los deportes que utilizan preferentemente el metabolismo aeróbico, es decir, los de resistencia, son los más adecuados. Fútbol, atletismo (carreras de fondo), ciclismo, o natación son algunos ejemplos, ya que estos deportes no requieren gastos bruscos de energía sino esfuerzos mantenidos.

El médico de los Servicios Médicos Sanitas- Real Madrid subrayó que practicar cualquier tipo de deporte supone una mejora del riego sanguíneo, un aumento del llamado buen colesterol y una disminución de la necesidad de insulina o antidiabéticos orales. De hecho, la práctica mayoría de los expertos coinciden, hoy en día, en que practicar un deporte de forma suave y regular trae importantes beneficios para el diabético ya que contribuye a controlar los niveles de insulina que produce el cuerpo.


-Efectos beneficiosos del ejercicio físico

Entre los efectos beneficiosos que la práctica del ejercicio físico tiene en las personas que sufren diabetes se encuentran: fortalecimiento de los huesos y los músculos; reducción del riesgo de cardiopatías y de algunos tipos de cáncer; un mejor control de los niveles de insulina que produce el cuerpo, mejora de la coordinación, el equilibrio, la fuerza y la resistencia; y aumento del nivel de energía. Además, el ejercicio físico contribuye a que la insulina desempeñe mejor su función, lo que ayuda a mantener las concentraciones de azúcar en sangre dentro de los límites saludables. Por otra parte, quema calorías, lo que ayuda a alcanzar y mantener un peso saludable.

Los expertos afirman que dieta y ejercicio son inseparables. La entrada de hidratos de carbono ha de suplementarse con el mayor o menor gasto calórico por el deporte. La alimentación debe ser fraccionada (cada 3 a 4 horas) ya que, de esta manera, se evita una hipoglucemia. Además, la ingesta de alimentos deberá ajustarse a la acción de los medicamentos para el tratamiento de la diabetes, sean estos hipoglicemiantes orales o la acción de la insulina inyectada.