Consejos para correr con alergia

Esta primavera va a ser muy cruel con los corredores y deportistas, se esperan niveles de polen muy altos y esto puede alterar los normales entrenamientos.


Sal a correr las horas que haya menos polen en el ambiente: aunque depende mucho de la zona donde te encuentres, normalmente las primeras horas del día son las mejores para ejercitarte sin mucho polen en el ambiente. Si no te cuesta madrugar, esa es sin duda la mejor hora para salir a correr.

Aprovecha los días después de tormenta o lluvia. Esto aplaca el polen en el ambiente y nuestras vías respiratorias sufrirán menos. Consultar el tiempo semanal puede ser una buena forma de organizarte los días de entreno.

Ducha y ropa limpia después de entrenar: los efectos del polen en las vías respiratorias suelen manifestarse una hora después de expuestos (aunque depende del tipo de alergia). Cuando llegues a casa dúchate rápido y ponte ropa limpia para deshacerte de todo el polen que hayas podido arrastrar mientras estabas corriendo.

Evita correr los días que hace mucho viento: el viento es un mal aliado para los alérgicos, esparce el polen por todos sitios y si vamos a correr probablemente nuestras vías respiratorias se vean más afectadas. Los días ventosos son una buena ocasión para correr dentro del gimnasio en la cinta, descansar o aprovechar para hacer ejercicios de fuerza o estiramientos.

Siempre en contacto con tú médico: es el mejor consejo que os podamos dar, el médico conoce bien los casos particulares y es quien mejor nos orientará sobre la práctica deportiva en situaciones de alergia.